--------------------

… o doble vivo.


Hola.

Ya estamos de vuelta y con la misma cantinela de la última vez que hablé de tapicería… y si no la misma, parecidisma.

Nos quedamos en la forma menos conocida y/o usual de poner el doble vivo, sin costura y simulando el vivo simple. Con esta técnica aprovechábamos la propia tela de contras y ladillos para “forrar” el vivo de plástico.

sp01Ahora le toca el turno al doble vivo propiamente dicho, suelto y cosido, abriendo las posibilidades de conjuntar telas y colores y facilitándonos, más aún si cabe, el acabado del tapizado, ya que con recortar el sobrante de la tela amén de cuidarse de los hilos colganderos, todo queda escondido tras la culebrilla, esta vez, de corcho. Para esta faena en particular prefiero usar este material porque,  por su porosidad, no castiga tanto las agujas de la máquina además de tener el aspecto que buscamos de dos vivos juntos.



Una vez aprovisionados de una tira de la tela para la terminación, de unos seis centímetros de ancho, lo siguiente es coserla. Para las máquinas de coser industriales hay patas con la forma idónea para estos menesteres, basta con enseñarles la culebrilla para funcionar… malsonante ha quedado, oye ;) y casi  con alimentarla es suficiente para que, de una pasada, cosa el vivo. Para las máquinas más de andar por casa, ignoro si habrá patas para el doble vivo, supongo que será cuestión de preguntar en  las casas oficiales o proveedores. En los casos en que tengamos que utilizar la pata plana, lo más aconsejable es coserlo en dos tiempos, a no ser que tengamos la destreza o experiencia suficiente para hacerlo del tirón o seamos una costurera experimentada:

          sp02            sp03

Utilicemos la pata que utilicemos, es importante que la tela esté lo suficientemente tensa para que no se formen bolsas y tratar de llevar el hilo, como siempre, lo más recto posible. Una vez que ya hemos cosido los metros necesarios o que necesitemos, debemos cortar el sobrante de la costura a unos pocos milímetros del cosido, para asegurarnos de que a la hora de graparlo no se vea  recorte, sobrante o hilo alguno (aún quedando en la cara oculta), con este fin, es aconsejable tener una aguja curva a mano para arremeter cualquier cosa que asome el morro más de la cuenta y desluzca el acabado.

sp04

Una vez cosido y recortado el sobrante sólo queda graparlo. Para esto último no es necesaria ninguna destreza especial, con aplicar un poco del sentido más común nos quedará una terminación fina y curiosa:
  • Tanto al principio como al final de la colocación, dejaremos un cm. de tela libre de vivo para doblarlo interior y esconder los extremos o para poder clavarlo en bajos o contras, pero eso ya depende del modelo en cuestión.
  • Una vez sujeto, clavarlo tirante y ajustado, por norma general, a la madera vista sin que monte.
  • Para evitar que las esquinas nos queden redondeadas, nos ayudaremos con el pincho para ajustar al ángulo y esta vez, en vez de tensar el vivo, no lo forzaremos.
Otra forma de hacer las esquinas y que nos asegurará el acabado perfecto, nos llevará más trabajo y paciencia que la anterior, pero el resultado será de lo más gratificante para el ego. En este método daremos un corte perpendicular a la altura de la esquina, en el vivo interior, poniendo especial cuidado en no sesgar el hilo de la costura. Retraeremos la tela en ambos lados del corte y, practicando dos pequeños cortes (formando una uve) de más a menos, eliminaremos la esquina interior que obliga al vivo. Ahora la esquina debería quedar perfectamente ajustada y con algo de tela sobrante del corte en el interior de ésta, bueno, para evitar que se nazca o deshilache la tela, aplicaremos una pizca de cola blanca con la ayuda de la aguja o similar, ajustando el corte en inglete a mano antes de asestar el grapazo definitivo.

Puede resultar laborioso y, de hecho, así es, pero si dispones de tiempo y ganas, el resultado es para foto… en tus manos queda ;)

sp05

Eso sí, ya lo hagáis con la pistola de mano, eléctrica o neumática, lo ideal sería que tuviera el morro fino (cual galgo) para embutir/esconder la grapa sin necesidad de utilizar martillo y destornillador en última instancia.

Bueno Mamen, con esto creo haber zanjado el tema pendiente del vivo doble o doble vivo, ya que ambos términos son lo mismo… o como diría uno que yo conozco: “… lo mismo es leche que caldo de cabra.”

Un saludo.

P.D.: Espero que hayáis acabado con la digestión de tanta ingestión y que os traigan muchas cosicas Los Reyes Magos.



10 comentarios :

  1. Muchísimas gracias, ha sido una lección magistral, lo de las esquinas hay que probarlo, y yo no tengo pie para coser ese tipo de vivos, pero en dos tiempos o guiando la tela con la mano también se hace.Voy a probarlo en mi proxima silla, pero cuando pasen las fiestas, yo hasta Reyes no salgo de la cocina. Un beso y que los Reyes sean generosos, Mamen.

    ResponderEliminar
  2. No hay nada que agradecer Mamen ;)
    Pues nada, cuando acabes en la cocina a probar y nos lo cuentas, que si los guisos se te dan igual de bien que tapizar, lo mismo tienes que hacerle un portón al taller ;)
    Un besazo y regalos a tutiplén.

    ResponderEliminar
  3. Guauuu! Pedazo clase, me quedo por aqui contigo que la tapiceria se me resiste, es más me ganapor goleada.

    ResponderEliminar
  4. jeje... Gracias Yolanda ;)
    Me alegra saber que volverás por aquí, siempre serás bienvenida.
    La tapicería es como la vida misma, la práctica es la que tiene la culpa de casi todo... hasta yo estoy aprendiendo!! ;)
    Lo dicho, gracias por dedicarme tu tiempo y tus palabras.
    Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  5. Hola maestro.
    Yo no tengo pistola de morro fino y siempre pego el vivo doble con siicona. Me gustaria saber tu opinion.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo.
      Me habían llamado casi de todo ;) pero me quedo con tu apelativo, es un honor.
      Yo la silicona caliente la empleo para pegar el galón, es lo más práctico. Para pegar el vivo no está mal pensado y el acabado lo imagino aseado, pero con la presión de la grapa, los vivos se juntan/aprietan entre sí y el efecto lo supongo distinto, además nos asegurarnos que no se despegue en dobles y esquinas.
      ¿Has probado con la grapadora normal?, lo más peor que puede pasar es que tengas que ayudar, con un destornillador plano y martillo, a alguna grapa que no quede lo suficientemente embutida entre los vivos.
      Si te da por probarlo, te pasas y me comentas que te ha parecido ;)
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Interesante tu trabajo.

    Visita mi blog en la sección de cine, se llama "Cine para usar el Cerebro"
    http://cineparausarelcerebro.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David C.
      ... interesante y entretenido ;)
      Un saludo.

      Eliminar
  7. yo tengo la pata de doble vivo solo que casi no uso el doble vivo sino que pasamadereria o sobre costura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo.
      Yo tampoco gasto el doble vivo como tal para las terminaciones y la pasamanería... ya ni me acuerdo de como se usa ;)
      Ahora estamos inmersos en la tapicería de "corte moderno" y terminamos con chapa y vivo cosido o simulado a no ser de un pedido fuera de lo "normal", ya sabes que en cuestión de gustos... el cliente es el que manda ;)
      Gracias por pasarte por aquí y dejar unas palabras.
      Un saludo.

      Eliminar

**ENLACES EN COMENTARIOS**