Sinapsis de un Tapicero <!--Can't find substitution for tag [blog.pagetitle]-->

Un toro difícil de lidiar.

 

Hola.

Desde hace un par de semanas, o tres,  tenía claro sobre qué trataría la entrada que nos ocupa, más que nada porque ando inmerso (de siete a tres) en el duro arte de tapizar con piel y en cuanto al porqué de tanta demora, no es otro que las dolencias digitales producidas por el cansino y continuado trasiego de las manos sobre el mencionado elemento, que hacen del aporreo del teclado una dolorosa experiencia digna de mención y como diría Aída: “… no tengo el chichi pa’ farolillos”. Pero ya sabemos el dicho que reza: “No hay mal que cien años dure” (en el mejor de los casos, añado) y parece ser que he recobrado el coraje necesario paraEjemplar de arbusto raro, raro... abordar temario.

Creo que no me iría muy lejos si afirmara que tapizar con piel, es el primer trabajo de  tapicería elaborado por los primeros artesanos forradores… bueno, tal vez por detrás de la piedra con musgo o el cómodo almohadón de estiércol en invierno, así pues, lo dejaremos en uno de los primeros para no equivocarnos mucho. De lo que sí estoy convencido es de que la piel es un material noble, que viste con elegancia cualquier modelo susceptible de ser tapizado y se mantiene ajeno a las modas… o no, como iremos viendo.

A la hora de cortar una piel deberemos prestar más atención, si cabe, que si tratáramos de telas o terciopelos y no sólo por las posibles taras o cicatrices del animal extinto, también es recomendable tensarla para advertir grietas que pasan desapercibidas con el pellejo en reposo. En una misma piel nos encontraremos con diferentes texturas y/o tinturas ya que no por todos los poros se respira igual y como ser vivo que era, era particular, como todos los demás…

Llegados a este punto sería conveniente saber que partes de la piel son las ideales para el uso que les espera. Como peletero dejo mucho que desear ya que me dedico a dar forma, que no transformar, a la materia prima, pero para el tapizado es importante saber un par de generalidades que os narro a continuación:

  • La lomera.En la imagen podemos adivinar que parte de la piel es la más preciada, la lomera, que en términos del saber se llama Crupón y es la parte de la piel restante si separas cuello y faldas.
  • A la hora de curtir la piel son muchos los pasos a seguir para obtener un cuero de primera calidad, pero la “capa” más interesante para nuestro oficio es la llamada Capa Flor, la más dúctil y bonita de ver. La capa flor es la comprendida entre la superficie que queda al descubierto al eliminar el pelo   y la epidermis hasta el nivel de las raíces de los mismos.

Si después de las breves explicaciones sigues sediento de sabiduría, aquí tienes información para mentes hambrientas y un amplio catálogo de pieles para todos los gustos y si todavía no te has saciado, ya sabes… vídeo al canto ;)

Ahora que tenemos casi claro contra qué nos la jugamos, es necesario aplicar un poco de sabiduría para rematar un tapizado con piel, esto último se adquiere tras haberte pasado varias reses por la piedra, pero sin cornamenta ;)

Todo material “elástico” que se precie (piel, polipiel o skay), tiende a complicarte la vida ya que los tiros y castañas se hacen latentes y palpables por culpa de los brillos y luces. Algunos, ceden casi hasta el infinito y es el artesano el que tiene que acomodarlos a base de manipulados varios, lo más recurrido es la palmada/bofetón a mano abierta mientras estiras y el calentamiento mediante friegas, que dilata un poco el material haciéndolo más manejable/amoldable. Sin embargo, si la piel es dura cual plancha de cartón o llevan tratamientos ignífugos que la hacen impracticable… el tratamiento, será el mismo.

12012012180

12012012179Lo primero a tener en cuenta es que la piel es la que decide cómo y dónde estira y debemos presentarla sobre la superficie a forrar para ver de que pie cojea antes de intentar forzar o retorcer el cuero. En la imagen de la derecha, ya había empezado a sudar tinta para llevar las esquinas a su sitio a base de suculentos magreos. En el caso que nos ocupa, por modelaje, la piel requiere que quede tensada y marcando las formas, aquí es donde las posibles bolsas, arrugas o flacidez y tirones, deslucen todo el trabajo. La forma de evitarlo es disipando el sobrante, grapando los centros:

Cómo eliminar las bolsas. La imagen de arriba corresponde a un pouff de plástico pero el procedimiento es el mismo que si fuese cuero (abajo). Que sirva de ejemplo para el “disipado del sobrante” o “promediar la bolsa”.

07112011135

Viendo la foto del pouff me ha venido a la cabeza que no he explicado como evitar bultos  en las costuras, porque este modelo en concreto tiene una costura vertical en la faja y la tapa va unida a ésta con doble pestaña. Para las uniones de la piel, Chiflaya sean mediante cosido o pegado es recomendable chiflar la piel (rebajar el grosor) con una chifladora (lijado) o una chifla (acuchillado) si no dispones de maquinaria. En mis tiempos mozos aprendí a chiflar con un formón afiladísimo al que se le proveía de un hatillo de goma en el extremo del mango para apoyarlo en el mentón y acompañar el empuje con la mano asidera de la herramienta, así te aseguras de aplicar la fuerza justa y un ángulo de rebaje óptimo, a día de hoy quedamos pocos que recuerden haber chiflado a la vieja usanza sobre un vidrio.

Aclarado el tema que me inquietaba, vuelvo a las sillas de piel de vaca metalizada vía genoma cual vaca Milka, nos habíamos quedado en los continuos tocamientos y sobeteos necesarios para acomodar la piel y como estirar con talento, el resultado es el de un tapizado tenso que, perfectamente, hace las labores de un bombo. Las formas son insinuadas por el brillo de este tipo de pieles tuneadas, tan de moda últimamente y que ponen en tela de juicio al tapicero al que le caen en suerte estas faenas, personalmente, es un trabajo que me gusta hacer… y es que los retos, son lo mío ;)

11012012175

11012012178

 

     1101201217611012012177

Ahora sí creo haber terminado con lo que llevaba en mente, a riesgo de cansar las vuestras, pero después de casi un mes sin teclear de seguido y tanto discurrir, parece que lo haya cogido con ganas… ya perdonaréis ;)

Como siempre, gracias por vuestras atenciones.

Un saludo.



10 comentarios :

  1. Wau! pedazo de entrada, voy a tener que leerla repetidas veces para quedarme con la copla, aunque no creo que una faena en piel caiga en mis manos, si tengo encargadas cinco sillas en polipiel (o sky de toda la vida, no se si se escribe así)material bastante innoble pero apropiado para probar.
    Las costuras ¿se cosen con torzal o llevan un hilo específico?.
    Bueno , si no te importa llegado el momento te he de consultar un montón de dudas que me asaltan sobre el tema. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mamen.
      Espero que el "Wau" que refieres sea porque te ha gustado la entrada y no por la magna verborrea desprendida jeje... de todas formas, siempre son de agradecer tus comentarios ;)
      Las sillas en polipiel seguro que las bordas, ya verás que es un material agradecido que no te dará muchos problemas. Hoy en día existen materiales que si no es porque no huelen a cuero, dan el pego a simple vista.
      En cuanto a las costuras, en la empresa creo que las costureras no cambian el hilo para estos menesteres, usan un hilo de calidad que junto a las máquinas industriales de triple arrastre, cosen lo que se les ponga por delante, eso sí, gastan de distintos grosores e infinidad de colores, aún con todo, se podría usar un hilo encerado para aliviar el trasiego.
      A título personal: para salir del paso y si no es una faena muy laboriosa, se puede coser en casa. Yo he salido de apuros con una Alfa de pedal (modificada) y el Gütermann de toda la vida, ajustando la presión de la pata y la tensión del hilo, un trabajo sencillo no debería dar muchos problemas si la piel no es de las gordas y duras, que si es el caso, yo me olvidaría de meterle mano.
      Como siempre Mamen, gracias por tus comentarios. Yo estaré por aquí para responderte a lo que pueda y sepa ;)
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Me sumo al guauuu de Mamen, pero el mio mas perruno, el de ella era humano y refinado.
    Me encanta como has definido la piel, como materia viva, con cicatrices y marcas..., nada que ver con el plipiel industrial. TAmbién me ha gustado la insinuacion a la prehistoria, mis amigos llegaron a vestirse con la piel, a decorarla y a coserla, se han hallado agujas de hueso con ojalesss...¡¡¡¡, en sus primeros pasos perforaban con un punzón y luego cosían.
    Por cierto, el sillín de mi Duna y de la Bicipalo son de piel.
    P.D. Tapestry, necesito un favor tuyo, cuando puedas pasate por aquí esqueletajeyebanisteria.blogspot.com
    Tus comments son Indispensables o por los menos tu presencia virtual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pedro.
      Me alegra que te haya gustado el temario, la verdad es que la piel encandila al más "pintao".
      Ya me he pasado por la Ebanistería virtual que te has montado y como te dejo dicho, volveré a menudo.
      Cuando quieras, ya sabes donde encontrarme ;)
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hey Tapestry! Ná, te felicito por el nuevo aspecto del blog, que además lo tienes organizadísimo. Gracias por visitar al Cordero de vez en cuando!

    La primera imagen es un sofá de piedra con musgo? Pues parece cómodo y muy naturista :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus felicitaciones Dani.
      Tenía ganas de cambios en mi vida y esto era lo más fácil de conseguir ;)
      El sillón de la foto es un arbusto de jardín que he trasplantado en la selva gracias al phothoshoph... y tienen que caer unas siestas de órdago!
      Y para terminar, te diré que repaso toodos los dibujos que haces, lo que no comento siempre... la parquedad en palabras es lo que tiene ;)
      Un saludo y hasta pronto.

      Eliminar
  4. ¡Hola Tapestry! A mí también me ha encantado la entrada. Y no temas por la verborrea, que se agradece que de vez en cuando alguien se explaye llamando las cosas por su verdadero nombre: capa flor, chiflar,... Oye que me ha encantado y he aprendido un montón. Lo que son los oficios artesanos; ahí, siempre pegaditos al arte. ;)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Olvido.
      Qué alegría verte por aquí!
      Me alegro de que te hayan gustado mis apuntes sobre ganadería, y más aún que hayas aprendido algo en este rato de lectura, a mí me ha costado aprenderlo unos cuantos años ;)
      Bueno Olvido, gracias por tu visita y tus palabras, siempre son bienvenidas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Gracias Tapestry muy buen post, excelente, y muy claro...por supuesto jamás se me ocurriría tapizar en cuero (piel) ...pero aprendí con tu artículo. Gracias, Julia C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada que agradecer Julia ;)
      Me alagan tus palabras y me alegra una barbaridad que pueda servirte para algo y que te haya gustado.
      Como diría mi suegro, nunca digas "este cura no es mi padre" porque el día menos pensado, te sale una faena vestida de cuero ;)
      Un abrazo Julia.

      Eliminar

**ENLACES EN COMENTARIOS**